Un sujeto percibe su “despertar” sexual. Sea por estímulos internos o externos siente una carga sexual, una excitabilidad biofísica, una energía sexual somática que pone en marcha un proceso de libidinización, deseo... El placer preliminar se basa en la “relación” y el placer final en la “diferenciación”.

El amor es la consecuencia de una sexualidad que alcanza el “corazón” como centro de lo humano y en gran medida esto es la esencia de una orientación transpersonal no alejada del vivir cotidiano que ama profundamente la vida, a todas las formas vivas y, especialmente, al compañero/a sexual.

El abrazo sexual es un proceso alquímico, en el “crisol” de la relación se transmutan los sujetos participantes, siendo el “fuego” que “cuece” la energía vital (libido sexual). La función del “abrazo sexual” es doble: el arraigamiento de lo personal (inmanente) y el acceso a lo trascendente. Ambos aspectos se producen en cada abrazo sexual, más arraigamiento y más trascendencia, pues son pares de un “principio funcional común”: el desarrollo del “self” o sentimiento profundo del sí mismo, función básica del “yo”.

 

Consultar términos relacionados en mi diccionario ideológico


Duración     4 Horas     
Fecha y horario

          Fecha: A determinar. Horario habitual: 2h  cualquier día según preferencia horarios del grupo
Formulario preinscripción    Ir al formulario        Grupo mínimo participantes  8 personas
Programa    2h Conexión online videoconferencia. Foro de debate


Ir a la conferencia


Saltar CategoríasSaltar Calendario